Home

Diario YA


 

Azores, una Islandia de bolsillo y más barata

Si Bush, Blair y Aznar hicieron su famosa cumbre de la guerra de Irak en estas islas del océano Atlántico no fue por sus instalaciones militares

Seguro que siempre has soñado con visitar Islandia. Para cualquier viajero medio entraña un objetivo que tarde o temprano aparece en el horizonte.

¿Qué me dirías si te contase que existe un archipiélago que no tiene nada que envidiar al nórdico y que es mucho más barato? Por lo pronto, te informarías de lo que uno y otro posee para estudiar la opción. Pues bien, ese grupo de islas que compite cara a cara se llama Azores y lo tienes a tres horas de la península ibérica.

Se trata de un archipiélago que se caracteriza por el color verde de sus colinas, sus numerosas formaciones volcánicas, sus increíbles lagos, sus playas rocosas y unos atardeceres que te quitarán el hipo. Si Bush, Blair y Aznar hicieron su famosa cumbre de la guerra de Irak en la isla de Terceira no fue por sus instalaciones militares, sino porque después se irían a hacer turismo por este paraíso que es Azores.

Lo más increíble de todo es que hablamos de un lugar que es barato, muy barato, para nuestros bolsillos. ¡Aquí los cafés están por debajo del euro en un bar! Y encima las carreteras y las comunicaciones se encuentran en un estado más que digno. No tendrás los glaciares de Islandia, pero como contraprestación podrás bañarte en un agua sorprendentemente cálida y bucear en busca de los delfines y las ballenas.

Nosotros nos limitamos a visitar Terceira y San Miguel –prometemos que iremos a por más islas en un futuro no muy lejano–, pero hay que quitarse el sombrero ante los paisajes que te puedes encontrar en estos sitios. De hecho, las cámaras no hacen justicia a lo que te vas encontrando por el camino. Unas islas que hay que recorrer en coche y disfrutar cada rincón. ¿Nos acompañas?

¿Qué ver en Azores?
• Terceira

Se trata de la tercera isla más grande de Portugal. Angra do Heroismo, la capital de la isla, es el resultado de un gran resurgir y con motivo fue declarada Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad fue devastada en 1980 por un gran terremoto, pero mantiene su encanto en cada una de sus plazas, su arquitectura pintoresca y colorida, sus iglesias históricas y especialmente en unos jardines y miradores que son sencillamente espectaculares.

Nosotros nos alojamos en el Azoris Angra Garden Hotel, situado en la Plaza Velha. Este alojamiento, además de estar cerca de todo a pie, es sencillamente espectacular por sus instalaciones, sus habitaciones y sus terrazas. Los atardeceres en este hotel hacen que cualquier precio que pidan merezca la pena.

Su localización es ideal para visitar los principales monumentos puesto que a la salida nos encontramos Plaza Velha y su impresionante estilo renacentista. Otras citas ineludibles que hay que hacer a pie desde el hotel es visitar la Iglesia barroca de la Misericordia y el Alto da Memoria, que conecta el jardín más grande y bello de la ciudad con un mirador espectacular donde podrás contemplar toda la ciudad a tus pies.

No queremos dejar pasar la oportunidad de recomendarte probar la cocina del Azoris Angra Garden Hotel, porque sencillamente es espectacular. Cuenta con varios restaurantes como el Garden o el Plaza Bistro que harán las delicias de cualquier comensal. Te recomendamos que pruebes las diversas mezclas de sabores tropicales y salsas que evocan en cierta medida a la cocina de las Islas Canarias.


Pero Terceira no sólo es la ciudad de Angra do Heroismo. La isla requiere que alquiles un coche y para tener el mejor servicio nosotros nos decantamos por hacerlo a través de la plataforma online Azores Rental Cars, pues te permite comparar y encontrar los mejores precios entre las diferentes compañías de alquiler de coches en las Azores, ofreciendo muchos vehículos modernos y una calidad idónea para circular por carretera. Nosotros nos decantamos por alquilar un Seat Ibiza.

La idea de Azores Rental Cars surgió después que su fundador realizada un viaje por las islas Azores en 2015. Se encontraba en Faial y se dio cuenta de lo realmente difícil que era alquilar un coche a través de Internet. A través de su web, los usuarios pueden comparar diferentes ofertas y reservar con tan solo hacer unos clics. Posteriormente el cliente recibirá un correo electrónico de confirmación en menos de 36 horas tras pagar un depósito a través de una plataforma de pago segura y el resto en el momento de recoger el automóvil.

Y es que nada más salir del aeropuerto nos encontramos con un tremendo paisaje verde que nos hace creer que estamos en Asturias o en algún sitio tropical. La isla merece un aparte por la espectacularidad de los paisajes en unas carreteras poco concurridas.

Algunas visitas imprescindibles son las piscinas naturales de Biscoitos, al nordeste de la isla. En ese mismo camino te encontrarás las Furnas do Enxofre, que son unas Fumarolas producidas por la actividad volcánica de la isla y que evocan a Islandia por el fuerte olor a azufre. Si tienes suerte hasta puedes ver algún géiser puntual.

Tampoco te pierdas la gigantesca Gruta Do Natal y el Algar do Carvao, que son unas cuevas espectaculares que se han formado por la lava volcánica y que te dejarán sin palabras.

Si, por otra parte, te gusta moverte te comentamos que Terceira es una isla pensada para hacer diversos trekkings como el de Monte do Brasil y podrás ver en la carretera varias salidas para que puedas practicar caminatas preciosistas.

Además no te dejes de ir a Praia da Vitoria, cuya espectacular playa de arena dorada te obligará a darte un baño. Ni el Miradouro da Serra do Cume, un emplazamiento que fascina a muchos y que suele ser utilizado como imagen promocional de la isla.
 

• San Miguel

Esta isla es la más extensa de la Azores y la más poblada. Para muchos es la más hermosa al aunar en pocos kilómetros dos macizos volcánicos.

Por si fuese poca fiesta, los cráteres de Sete Cidades, Fogo y Furnas se han convertido con el tiempo en impresionantes lagos de montaña donde las nubes tienen a bien posarse presentándonos un paisaje más propio de Escocia que de una isla tropical.

Como en Terceira, en San Miguel tiene que conseguir un coche para moverte y disfrutar al máximo de todos los atractivos turísticos. En este caso, la compañía Atlantic Secrets nos ayudó a que nuestro viaje fuese idóneo.

Pese a no contar con una extensa flota de coches ni estar propiamente dentro del aeropuerto, esta compañía destaca por lo bien cuidados que se encuentran sus coches dando la sensación de que están siendo sacados del concesionario como nuevos.

Con un gran coche como cómplice, un Citroën C-Elysée, la ruta por la isla y sus mil paradas se hace mucho más amena. Pero antes de seguir buscando lugares hay que establecer una base que esté cerca de todos los sitios.

Ponta Delgada está en el centro de la isla y es el mejor lugar para empezar nuestra ruta cada mañana sin que tengamos que hacer un kilometraje exceso. El hotel Pedras do Mar Resort & Spa no está propiamente en la ciudad, pero se encuentra muy bien situado para emprender cualquier tipo de desplazamiento.

A nosotros nos conquistaron sus impresionantes instalaciones con una piscina que está al nivel del mar y que te hará hacer miles de fotos durante los atardeceres.

 

Si llevas mal el frío también puedes bañarte en la piscina climatizada que viene amenizada por un pequeño baño turco y una sauna. Las habitaciones son muy amplias y ofrecen una terraza con piedras volcánicas que te relajarán. El restaurante del hotel también juega en otra liga.

 

El Meia Nau Restaurant podría ser lo más destacado culinariamente que te encuentres en las Azores. Platos de estrella Michelín y un servicio atento y exquisito.

Para iniciar nuestra ruta escogimos conocer primero la zona oeste. Tras media hora de viaje, llegamos a las Lagoas Empadadas y su espectacular puente devorado por el musco. A partir de ahí, vamos a tener que parar cada cinco minutos en la carretera porque cada paraje es más impresionantes que el anterior.

 

Obligatorio es ver Lagoa do Canario, el mirador de la Boca do Inferno, la caldera de Sete Cidades, el Miradouro da vista do Rey, el Miradouro do Cerrado das Freiras o el Miradouro do Laguna do Santiago.


 

Tras la sobredosis de miradores, es hora de caminar hacia la costa y visitar otro tipo de monumentos. Las piscinas naturales de Mosteiros te dejarán de piedra puesto que para acceder debes caminar a través de lava petrificada. El lugar es espectacular y aunque el agua está un poco fría merece la pena hacerse el valiente.

 

Aunque para valentía te recomiendo que hagas una excursión de nado con delfines con la agencia Picos de Aventura. Tienen la paciencia necesaria y la embarcación lo suficientemente potente como para seguir a los escurridizos delfines. Podrás disfrutar viéndolos desde el barco y sumergiéndote junto a ellos, pero sé rápido porque no se van a quedar esperándote para posar.

La aventura mereció la pena y la profesionalidad de los chicos de Picos de Aventura está fuera de toda duda. Su ubicación en la marina de Ponta Delgada es un punto muy favorable.

 

Reemprendiendo nuestra ruta de visitas, en el Este de la isla encontremos un paisaje diametralmente diferente al anteriormente visto. Los acantilados, los pueblecitos pequeños y con encanto, las cascadas y las playas de arena aparecen como un contraste que te dejará embrujado. Imprescindible visitar también la vieja fábrica Gorreana que tiene una impresionante plantación de té en las inmediaciones.

Por último, y no menos importante, hay que encontrar un hueco para relajarse en las múltiples termas que encontrarás distribuidas a lo largo de la isla. Quizá la mejor sea la Caldeira Velha y sus múltiples piscina ardientes que superan los 40 grados, aunque tampoco tiene nada que envidiar las del pueblo de Furnas y sus Caldeiras. Estaban un poco más masificadas, pero tenían su encanto.

Como podéis ver Azores es un paraíso de contrastes que permiten el deleite a toda clase de turista. Los precios y la cercanía de las cosas juegan a favor de un destino totalmente desconocido para muchos y que te viene a la mente por su famoso anticiclón.

Sin duda se trata de un destino espectacular que poco o nada tiene que envidiar a las grandes maravillas de la naturaleza del continente europeo como Islandia, Noruega o Escocia. Azores lo tiene todo, pero en pequeñas esencias y así se disfruta más.

Jesús Buitrago
Periodista apasionado de los viajes, con miles de kilómetros de experiencia a sus espaldas tras recorrerse los 5 continentes y más de 100 países.