Home

Diario YA


 

Un turismo accesible a todos en España

La accesibilidad en el turismo es una de las asignaturas pendientes que a día de hoy siguen lastrando la infraestructura hotelera en España. Se estima que 6 de cada 10 personas dejan de viajar cada verano por falta de servicios e instalaciones adecuadas para la movilidad reducida
La sociedad en general y algunos ayuntamientos y gobiernos en particular comienzan a sensibilizarse con esta problemática que es endémica en este país. Por ejemplo, el ayuntamiento de Salamanca invertirá 415.000 euros en mejorar la accesibilidad para facilitar los accesos a personas con movilidad reducida y eliminar las barreras arquitectónicas en distintos barrios de la capital.
Pero, aunque se están dando casos de concienciación que facilitan la vida de estas personas, todavía queda mucho por hacer. Para que puedan disfrutar de vacaciones tan plenas y satisfactorias como el resto de ciudadanos, se deben hacer actuaciones en muchos y diferentes apartados.

Dónde actuar para que todos disfruten de unas merecidas vacaciones
Para la integración de las personas con facultades físicas disminuidas en el sector del turismo, se debe actuar en los tres espacios clave y no solo en destino.
Un error bastante habitual es el de exigir exclusivamente a la infraestructura hotelera la eliminación de barreras arquitectónicas o la instalación de elevadores hidráulicos para piscinas, cuando, en realidad, hace falta actuaciones tanto al realizar la reserva, como en el transporte, como, efectivamente, en el destino.

Actuaciones al realizar la reserva
La mayoría de las reservas se llevan a cabo por internet, por lo que el acceso a la gran red global debe ser accesible a todos. Así mismo, la entrada a las agencias de viaje no suele estar adaptadas, no existen rampas ni espacios suficientes para sillas de ruedas o alturas apropiadas para la correcta atención de estos clientes. Del mismo modo, el personal deberá estar formado en el trato con las personas pertenecientes a estos colectivos.

Actuaciones en el transporte
En este sentido, se deben realizar acciones de desplazamiento desde el domicilio hasta el lugar de partida para el viaje o hasta el propio destino, si son viajes programados. Accesos válidos en todo tipo de terminales de transporte, ya sean aeropuertos, estaciones de metro, tren, autobús, o en los puertos.
Así mismo, la introducción al medio de transporte debe ser accesible, cómodo, sin representar ninguna molestia a la persona usuaria ni a ningún acompañante.
Otro de los grandes errores que deben ser adaptados con urgencia son los servicios en el medio de transporte. Ya sean los wc, los espacios de información, las salas de emergencia… por cuestiones de espacio, las compañías prefieren disminuir sus dimensiones y eliminar accesos antes que realizar las adaptaciones apropiadas.

Actuaciones en el destino
Toda la infraestructura hotelera, así como los espacios públicos turísticos, deben ser rediseñados para que se cumplan las leyes de inclusión de las personas con discapacidad. Estas leyes obligan a llevar a cabo actuaciones en el interior de los establecimientos turísticos, en las propias habitaciones, en las zonas comunes, en los espacios dedicados al ocio, en los servicios, en las áreas deportivas, en los lugares dedicados a la exhibición de espectáculos, shows, etc.
Así mismo, deberá estar adaptado todo lo que tenga relación con el desplazamiento por los entornos de los destinos. También, el acceso a los diferentes recursos turísticos, ya sean naturales, culturales u otros, y a los genéricos, como son las tiendas de souvenirs, mercados, farmacias… Y, por supuesto, a las actividades de ocio, fuera de los servicios hoteleros, como son los museos, cines y teatros.

Algunas de las ayudas técnicas posibles
Existen en el mercado un buen número de ayudas técnicas que consiguen aumentar la independencia y autonomía de las personas con algún tipo de deficiencia o discapacidad.
Estas se pueden dividir según su función en productos de apoyo para mejorar la accesibilidad, ayudas para la comunicación/información, productos para las actividades cotidianas (el vestido, el baño/aseo, la alimentación, el descanso, ayudas para vestirse, etc), ayudas técnicas para deficiencias visuales, para la audición y para la movilidad personal.
Las características que deben agrupar para que la función se realice correctamente son las de responder eficazmente a las necesidades para las que han sido concebidas. Tienen que ser fáciles de utilizar, seguras para evitar riesgos innecesarios, resistentes y efectivas para garantizar su funcionalidad.

Los productos técnicos de apoyo más comunes son;
Las rampas

Útiles para que las personas que se desplazan en silla de ruedas accedan a niveles superiores o inferiores sin problemas y salven los pequeños desniveles verticales.
Las sillas subeescaleras
Muy recurrente para personas de avanzada edad, con movilidad reducida o discapacidad que se ven imposibilitados o con serios problemas a la hora de subir y bajar escaleras, sin un riesgo real de caída.
Elevador para piscinas
Todo el mundo tiene derecho a refrescarse en las piscinas en las horas de calor. Con estos elevadores para piscina, las personas con algún problema físico podrán entrar y salir del agua fácilmente.
Ayudas móviles
Estas ayudas pueden trasportarse con facilidad y sirven para subir y bajar de una silla de ruedas.
Elevador de corto recorrido
Es una herramienta que ayuda a transportar personas con movilidad reducida, eficaz para superar tramos de hasta 3 metros de distancia.